¿No puedes verlo bien? verlo en el navegador

Alejandro Toledo detenido en Estados Unidos

El expresidente Alejandro Toledo deberá explicarse sobre los indicios de corrupción que motivan la demanda de extradición. Por ahora, se le impondrá una fianza para que no enfrente su juicio en la cárcel.

17 de julio del 2019
Fernando Carvallo
Compartir:
Alejandro Toledo fue detenido en Estados Unidos. | Fuente: Alejandro Toledo fue detenido en Estados Unidos. | Fotógrafo: Foto: Andina

El expresidente Alejandro Toledo fue detenido en Estados Unidos, dos años después de haber salido del Perú mientras se hallaba siendo investigado sin orden judicial de arraigo. El ministerio de Justicia de Estados Unidos ha hecho saber que la detención se produce en el marco de la demanda de extradición solicitada por el Estado Peruano.

El New York Times explica el contexto general de la noticia: la mega-investigación de las coimas pagadas por la empresa brasileña Odebrecht en varios países de la región, coimas cuyo monto oscila en torno a los 800 millones de dólares. La detención de Toledo nos retrotrae al inicio del caso Lava Jato, en diciembre del 2016. Entretanto, como lo subraya la prensa extranjera, la investigación se ha visto marcada por la renuncia de un presidente en ejercicio (Pedro Pablo Kuczynski) y el suicidio de otro (Alan García). Toledo fue presentado ante a un juez federal, pero su abogado, Richard Douglas no ha hecho declaraciones.

El viernes se ha programado una sesión en la que, de acuerdo al marco judicial estadounidense, se impondrá a Alejandro Toledo el pago de una fianza para evitar ser internado en una prisión. En el Perú, el abogado de Toledo, el excongresista Heriberto Benítez (a su vez cuestionado por sus vínculos con redes criminales) ha resucitado la tesis de la persecución, que ya se ha utilizado sin éxito en otros casos, incluyendo el pedido de asilo de Alan García y la demanda de extradición del ex juez supremo César Hinostroza.

Puesto que el pedido del Estado peruano depende ahora de la Justicia de otro país, debemos prestar la máxima atención a dos aspectos:

1) La justicia debe administrase con presidencia de cualquier forma de sesgo o tendencia política, así como también del poder que los justiciables detengan o hayan detenido. Hay que redoblar esfuerzos para evitar injerencias, en particular, pero no solo del gobierno.

2) Necesitamos culminar la reforma judicial para restablecer la confianza en nuestras instituciones y evitar que no se nos considere dignos de juzgar con independencia a un expresidente.

Lecciones desde Disney

Para entender el marco mental de Estados Unidos vale la pena considerar una historia sucedida nada menos que en el Parque Disneylandia de California, emblema de la multimillonaria industria del entretenimiento Walt Disney, que desde hace más de noventa años ha creado sueños compartidos por miles de millones de niños en todos los países del mundo.

La principal accionista de Walt Disney quiso visitar de incógnito su propiedad para conocer las condiciones de trabajo y de igualdad de género. Lo que observó la hizo salir “indignada”. Abigail Disney, de 59 años, decidió aparecer en un célebre programa de televisión animado por una activista de Derechos Humanos de origen iraquí, Zainab Salbi.

“A través de sus ojos” se ha especializado en ofrecer testimonios de mujeres al público de Estados Unidos y lo dicho por Abigail Disney será recordado durante mucho tiempo.  Abigail dijo que el presidente ejecutivo Bob Iger no merece ganar 66 millones de dólares anuales por que no ha hecho mucho para reducir la enorme brecha entre lo que él gana y los ingresos de los demás ejecutivos y trabajadores.

De manera que en el corazón del capitalismo y sus mitologías más universales sigue latiendo la aspiración a la justicia y a la igualdad que ha contribuido lentamente a humanizar y apaciguar nuestras sociedades. “Mi abuelo me enseñó a respetar a las personas más modestas, las que reciben tus boletos y te sirven gaseosas… Ellas constituyen la razón de nuestro éxito”, fulminó Abigail Disney. “Nadie tiene porqué ganar mil veces más que el sueldo promedio de su empresa”, concluyó.

Las cosas como son

Escucha el Podcast:
Acerca de este correo Estás recibiendo este mensaje porque formas parte de la comunidad de suscriptores de RPP.

Suscribete a más boletines | Políticas de Privacidad | Publicidad

Copyright 2019 Grupo RPP