¿No puedes verlo bien? verlo en el navegador

"Sin soberbia ni derrotismo"

La ministra Alva reconoció errores, pero dijo que se había hecho todo lo posible por enmendarlos. Es indudable que los indicadores de la caída económica figuran entre los peores del mundo, pero la ministra anticipó que la tasa de crecimiento del próximo año llegaría al 10%.

07 de septiembre del 2020
Fernando Carvallo
Compartir:
Alva es interpelada en el Congreso | Fuente: Foto: Congreso | Fotógrafo:

El Pleno del Congreso debatirá hoy sobre las respuestas de la ministra de Economía a las 82 preguntas que se le formularon el viernes. Solo después, veremos si las bancadas que pretenden censurarla consiguen el número de votos necesarios. María Antonieta Alva rechazó la principal acusación: haber ejecutado un plan de defensa de las grandes empresas en vez de priorizar el apoyo a las familias de bajos recursos, expuestas al desempleo, la pobreza y el hambre. La ministra reconoció errores, pero dijo que se había hecho todo lo posible por enmendarlos. Es indudable que los indicadores de la caída económica figuran entre los peores del mundo, pero la ministra anticipó que la tasa de crecimiento del próximo año llegaría al 10% y que desde el 2022 podríamos recuperar los niveles productivos previos a la pandemia. La exposición de la ministra estuvo encuadrada en una doble negativa: a la soberbia que impide reconocer los errores y al derrotismo, que se complace por perversión o cálculo político con las desgracias de nuestro país. La ministra sabía que su desafío era dirigirse a la vez a dos tipos muy diferentes de destinatarios: por una parte a los congresistas que de buena fe no ven en sus regiones que los bonos y los créditos satisfagan las necesidades de los más necesitados. Pero por otra parte, la ministra se dirigía también a los agentes financieros y los inversionistas que necesitan saber que hay un piloto a bordo que inspire confianza por su capacidad de mantener la mirada en el largo plazo y sin ceder a las presiones de la circunstancia. Desdichadamente es fácil ver cuando el Estado distribuye el dinero de que dispone, pero es difícil explicar los mecanismos financieros que nos permiten conservar “sólidas espaldas financieras”. La decisión sobre la eventual censura dependerá de las bancadas centristas: Acción Popular, APP, Somos Perú y el Partido Morado.

Entretanto el sábado se llevó a cabo un Pleno con tema único: la situación de la mujer en nuestro país. Aunque se abordaron aspectos como el de la discriminación y la violencia contra mujeres, un resultado concreto será recordado: la aprobación de una Ley de trabajadoras del hogar. La ley establece derechos que hasta ahora no beneficiaban a un sector importante de nuestra población activa, más o menos 500,000 personas. La ley impone la obligatoriedad de un contrato que limite el trabajo a ocho horas diarias, que ofrezca treinta días de vacaciones anuales, gratificaciones y un sueldo mínimo de 930 soles. Destaquemos que el Pleno se llevó a cabo en vísperas de una conmemoración introducida en nuestro país por el expresidente Fernando Belaunde: el Día Internacional de la Mujer Indígena, que se conmemora el 5 de septiembre en homenaje a la lideresa aymara Bartolina Sisa, ejecutada en 1782 tras liderar en La Paz una sublevación contra la corona española.

A propósito de la pandemia, aunque el Perú registra oficialmente menos infectados y menos muertos diarios que México y Colombia, seguimos estando en el quinto lugar por el número total de infectados y en el primero por el número de muertos en relación a nuestra población: 903 por cada millón de habitantes. Sería un error poner todas nuestras esperanzas en una vacuna, porque los resultados seguirán dependiendo durante los próximos meses del cumplimiento de las medidas sanitarias. El gobierno lleva a cabo una campaña de comunicación, pero el especialista en marketing Rolando Arellano declara a La República: “Las cosas no se arreglan culpando a la gente, diciendo que si te portas mal morirás”. Arellano niega que los peruanos seamos más desobedientes que otros y concluye : “Lo más probable es que la mayor cantidad de contagios se esté dando por aquellas personas que salen a la calle porque necesitan trabajar”.

Las cosas como son

Escucha el Podcast:
Acerca de este correo Estás recibiendo este mensaje porque formas parte de la comunidad de suscriptores de RPP.

Suscribete a más boletines | Políticas de Privacidad | Publicidad

Copyright 2020 Grupo RPP