¿No puedes verlo bien? verlo en el navegador

Discurso de un presidente sin bancada

Para su último Mensaje a la Nación pronunciado en el Congreso, el presidente Vizcarra escogió un tono y una lista de temas que no parecen haber resultado convincentes para ninguna de las bancadas.

29 de julio del 2020
Fernando Carvallo
Compartir:
Martín Vizcarra ofreció su último Mensaje a la Nación por Fiestas Patrias. | Fuente: Presidencia | Fotógrafo:

Para su último Mensaje a la Nación pronunciado en el Congreso, el presidente Vizcarra escogió un tono y una lista de temas que no parecen haber resultado convincentes para ninguna de las bancadas. Con más o menos énfasis, se le reprocha haber esquivado la gravedad de las cifras de la pandemia, omitido explicaciones sobre el financiamiento de los proyectos y minimizado aspectos cruciales de la crisis como la regionalización y el desempleo. Es cierto que su gobierno dispone solo de doce meses y que entretanto votaremos para elegir a las autoridades del próximo quinquenio. Es cierto también que Vizcarra carece de bancada, de partido y probablemente de capacidad de apoyar de alguna manera al candidato de su preferencia. A diferencia de sus dos discursos anteriores, Vizcarra evitó la confrontación y prefirió hacer exhortaciones al Congreso y a los partidos. El tema principal fue nuestro sistema de salud pública y adelantó una propuesta de integración de dos polos diferentes y a veces rivales, el ministerio y EsSalud. No aprovechó para hacer una autocrítica de errores cometidos por su administración ni reconocer las imprecisiones en la lucha contra el coronavirus.

Vizcarra se mantuvo en el plano de los principios y las generalidades. Hizo anuncios sobre el presupuesto para la Salud, sobre dos nuevas líneas del metro de Lima y sobre la formalización de los títulos de propiedad de un millón de predios. Remató su énfasis en la reconciliación con la propuesta de un Pacto Perú, cuyo calendario y modalidades no fueron definidos. No mencionó en ningún momento el Acuerdo Nacional, cuya función parece no tener registro en el radar presidencial. Durante la noche, la ministra de Economía precisó que las medidas anunciadas por el presidente figuraban en el plan elaborado por el gobierno antes de que la pandemia paralice la actividad y precipite la economía a una crisis sin precedentes. Entre los temas más importantes figura la voluntad de hacer obras públicas bajo la modalidad contractual de gobierno a gobierno, que dio buenos resultados en la organización de los Juegos Panamericanos, así como en compras militares hechas durante el quinquenio pasado. El detalle de algunas medidas será precisado por la exposición de política general que el presidente del Consejo de ministros realizará el próximo lunes 3. Ahí veremos si las generalidades de Vizcarra aterrizan en proyectos con calendario. O si el presidente decidió cumplir con su obligación constitucional sin atraerse nuevos adversarios ni arriesgar que el Congreso rechace la confianza al gabinete Cateriano.

Durante los próximos días escucharemos las reacciones de especialistas y de partes interesadas, de políticos, de abogados y economistas que objetarán afirmaciones y reprocharán silencios. Desde ya se multiplican las críticas por la ausencia de un tema que ha sido puesto en evidencia por la pandemia: la regionalización. Tampoco defendió la reforma universitaria en un Congreso en el que muchos de sus miembros defienden los intereses de universidades que no han sido licenciadas por una SUNEDU, que no fue mencionada en el discurso presidencial. También la reforma politica y la lucha contra la corrupción pasaron a un segundo plano, así como los temas ambientales, los internacionales y la seguridad ciudadana.

Dos horas antes del discurso presidencial, el arzobispo de Lima pronunció su homilía en la tradicional misa de Acción de Gracias, Te Deum. Su énfasis fue la solidaridad con las víctimas del coronavirus. Monseñor Castillo citó para eso al poeta César Vallejo: “Tanto amor y no poder hacer nada contra la muerte”.

Con planes por definir y y el virus que se multiplica en varias regiones, nos encaminamos a las elecciones generales de abril próximo. La urgencia es elegir autoridades honestas y eficientes.

Las cosas como son

Escucha el Podcast:
Acerca de este correo Estás recibiendo este mensaje porque formas parte de la comunidad de suscriptores de RPP.

Suscribete a más boletines | Políticas de Privacidad | Publicidad

Copyright 2020 Grupo RPP