¿No puedes verlo bien? verlo en el navegador

¿Hacia un 28 de julio de apaciguamiento?

En el mejor de los escenarios la nueva ministra de SaludPilar Mazzetti, podrá restablecer una confianza que se vio mellada por la polémica en torno a las cifras, las previsiones no cumplidas y los supuestos sesgos políticos del anterior ministro.

17 de julio del 2020
Fernando Carvallo
Compartir:
Pilar Mazzetti, nueva ministra de Salud. | Fuente: Minsa | Fotógrafo:

Pese al elevado número de muertos, la mala coordinación entre las instancias del Estado y la efervescencia política todavía podemos salir de la pandemia con el sentimiento de haber hecho todo lo posible por vencer a un enemigo invisible. En el mejor de los escenarios la nueva ministra de SaludPilar Mazzetti, podrá restablecer una confianza que se vio mellada por la polémica en torno a las cifras, las previsiones no cumplidas y los supuestos sesgos políticos del ministro Víctor Zamora. En algunas regiones, como Lima y Callao, las cifras vienen mejorando lentamente, mientras que, en otras, como Arequipa, se está viviendo una fase aguda de crisis: contagios en aumento, saturación del sistema hospitalario, ausencia de liderazgo del gobernador regional y del alcalde provincial. Pero la solución no depende solo de las autoridades, por muchos esfuerzos que se hayan hecho para aumentar las camas de cuidados intensivos y la generalización de las pruebas de despistaje. La clave de la victoria sobre el coronavirus está en manos de los ciudadanos y en particular en la disciplina para usar mascarillas, mantener la distancia social y, precisamente, lavarse las manos. Afortunadamente, en nuestro país nadie discute esas prácticas y la inmensa mayoría las cumple.

También en el plano político podemos esperar entrar a una fase de descrispación, lo que permitiría centrar las energías en lo esencial: la ayuda a los más vulnerables, la mejora de nuestro sistema de salud, la reanudación de las actividades económicas. Veinticuatro horas después de su juramento, el nuevo primer ministro se reunió con el presidente del Congreso. Pedro Cateriano acudió acompañado por el ministro de Energía y Minas, cuyo sector dará lugar si duda a las medidas más decisivas para generar riqueza y recursos para el Estado. El primer ministro ha solicitado que se agende su exposición de política general y el consiguiente voto de confianza antes del discurso presidencial del 28 de julio. Si las relaciones entre el Ejecutivo y el partido fujimorista parecen haber entrado en un período de apaciguamiento, no se ve porqué no sucedería lo mismo con por lo menos otras seis bancadas. Por el momento solo UPP de Antauro Humala y Frente Amplio parecen persistir en una actitud fundamentalista que les haría imposible formar parte de un consenso nacional. Ambos quieren que se convoque una Asamblea Constituyente y ambos parecen creer que el Estado puede seguir atribuyendo bonos sin que haya inversión privada. Desdichadamente representantes de una izquierda arcaica parecen conservar una imagen del capitalismo propia de la época de Charles Dickens. Aún más grave es desconocer la colaboración de empresas mineras con los gobiernos regionales para hacer frente a los desafíos de la pandemia y la educación a distancia, como es el caso en Apurímac. Si se superó laboriosamente el conflicto con las comunidades, resulta penoso que desde el Congreso se pretenda regresarnos a la Edad de Piedra, es decir al período anterior a la extracción y utilización de metales. En el caso del cobre eso remonta en nuestro territorio a más de 3,000 años.

En vísperas del fin de semana, podemos decir unas palabras sobre la pasión colectiva más difundida en nuestro país: el fútbol. Desde que obreros británicos lo introdujeron a fines del siglo XIX, los partidos de fútbol han sido un elemento esencial de nuestra afición a los espectáculos y la competencia ritualizada. Ver ayer a los jugadores del Real Madrid abrazarse y hasta cargarse unos a otros para celebrar la conquista del campeonato español parecía una práctica de otra época. Sí lo es. Son costumbres que volveremos a practicar en el futuro, cuando hayamos superado la pandemia. La contención a la que estamos obligados ahora la recordaremos como un sacrificio para recuperar la expresión del gusto simple de hacer cosas juntos.

Las cosas como son

Escucha el Podcast:
Acerca de este correo Estás recibiendo este mensaje porque formas parte de la comunidad de suscriptores de RPP.

Suscribete a más boletines | Políticas de Privacidad | Publicidad

Copyright 2020 Grupo RPP