¿No puedes verlo bien? verlo en el navegador

“Nadie ganó la guerra, todos ganamos la paz”

Una lección nos llega de Afganistán. Estados Unidos ha firmado un acuerdo de fin de hostilidades con representantes de los talibanes, el movimiento de fanáticos islamistas que acogió al grupo terrorista de Osama Bin Laden. 

02 de marzo del 2020
Fernando Carvallo
Compartir:
Acuerdo entre Estados Unidos y Afganistán. | Fuente: AFP | Fotógrafo:

La semana que comienza nos permitirá ver en acción a los partidos que disponen de bancadas parlamentarias. Intensos debates sobre las reformas política y judicial sirvieron como telón de fondo a la negociación para conformar la Mesa Directiva, bajo presidencia de Acción Popular y con vicepresidentes de APP, Somos Perú y Podemos. Pero durante los últimos días los partidos han ido anunciando sus estrategias ante los 68 Decretos de Urgencia publicados por el Ejecutivo durante el interregno que culminará probablemente la semana próxima. Desde ya, algunos temas polémicos permiten ver las diferencias entre los cuatro aliados y también las posiciones de las otras cinco bancadas: el régimen laboral de los empleados públicos, la situación de las escuelas privadas, exoneraciones tributarias, obras de infraestructura, seguridad ciudadana, salud pública, etc.

El virtual presidente del Congreso, Manuel Merino, propone que los Decretos de Urgencia sean analizados por las comisiones, aún no conformadas. Por su parte, el candidato más votado, Daniel Urresti, adelanta que 70% de los D U serían aprobados, mientras que los restantes serían modificados o derogados. Es una buena señal que los congresistas electos hayan comenzado a preparar estos temas aún antes de prestar juramento y mientras la Comisión Permanente cumplía su mandato de “revisarlos” para entregarlos al Congreso siguiente. Pero sería decepcionante que cada bancada adopte posiciones en función de intereses particulares, como el de las universidades, los taxis colectivos e inversiones en diferentes puntos de nuestro país.

Coronavirus

La agenda política seguirá viéndose afectada también por las numerosas investigaciones del caso Lava Jato, desde la extradición de Alejandro Toledo hasta financiamientos ilegales y coimas, en espera de verdaderos juicios y sentencias inapelables. Por ahora seguimos en el mundo de las hipótesis fiscales y la guerra mediática. También los desastres naturales y la expansión de la epidemia de coronavirus afectarán la agenda política, porque es tarea del gobierno preparar las instituciones y a los ciudadanos. En el caso de China hemos sido testigos de las más amplias cuarentenas de la historia de la humanidad y de la suspensión de actividades laborales y recreativas para decenas de millones de personas. Pese a todo, el virus atravesó las fronteras asiáticas y ha cobrado sus primera víctimas en Estados Unidos. A falta de vacuna, solo nos queda prepararnos para proceder a despistajes tempranos, aislar a los eventuales contagiados y sobre todo informar a la población. En el mejor de los casos, este desafío sanitario podría contribuir a organizar mejor nuestro sistema de salud para recibir a personas con síntomas sospechosos y para que todos multipliquemos la prevención ante la fuente principal de contagio: los estornudos y la tos que vía manos mal lavadas terminan en las mucosas de la cara, ojos, boca, nariz.

Fin de hostilidades

Una lección nos llega de Afganistán. Estados Unidos ha firmado un acuerdo de fin de hostilidades con representantes de los talibanes, el movimiento de fanáticos islamistas que acogió al grupo terrorista de Osama Bin Laden. Así llega a su fin una de las guerras más largas de la historia de Estados Unidos, puesto que fue lanzada por George W. Bush un mes después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.Estados Unidos retirará sus soldados y dejará de abultar un gasto que se calcula en billones de dólares. Es probable que los talibanes se reincorporen a la vida pública e incluso al gobierno.

Desde ya hay asociaciones de mujeres que temen que se las obligue nuevamente a vestirse o más bien verse aprisionadas en las “burkas”. El presidente afgano ha querido ser sabio, pero resultó algo cruel cuanto sentenció: “Nadie ganó la guerra, pero todos podemos ganar la paz”. ¿No era posible saberlo antes de 18 años de fuego y más de140,000 muertos?

Las cosas como son

Escucha el Podcast:
Acerca de este correo Estás recibiendo este mensaje porque formas parte de la comunidad de suscriptores de RPP.

Suscribete a más boletines | Políticas de Privacidad | Publicidad

Copyright 2020 Grupo RPP