¿No puedes verlo bien? verlo en el navegador

La celebración de los trabajadores

La conmemoración del Día del Trabajo pone en evidencia que la informalidad significa carencia de derechos para 70% de los trabajadores de nuestro país. 

03 de mayo del 2019
Fernando Carvallo
Compartir:
El rasgo más importante de la Población Económicamente Activa peruana es su carácter mayoritariamente informal, | Fuente: Andina | Fotógrafo:

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Siguiendo una vieja tradición, hoy celebramos el más importante día feriado de carácter laico no patriótico de nuestro calendario. Los orígenes de la conmemoración remontan a fines del siglo XIX cuando las sociedades democráticas introdujeron leyes para garantizar un marco laboral de justicia y respeto a la dignidad de los trabajadores. Por entonces, se preveía que la mayoría de la población activa formaría parte de la clase obrera y por eso algunos, bajo la influencia de Marx, le atribuyeron un papel protagónico en la formación del nuevo orden social.

La historia, como sucede con frecuencia, discurrió por cauces que nadie previó y por eso nos encontramos ante desafíos inéditos: la brusca reducción de la mano de obra industrial, la automatización del trabajo, la prioridad del factor género, las exigencias del medio ambiente, la tendencia a menos horas de trabajo, el teletrabajo, la prioridad de los servicios sobre las actividades productivas, etc.

En nuestro país, el rasgo más importante de la Población Económicamente Activa es su carácter mayoritariamente informal, lo que quiere decir que casi 70% de los trabajadores carecen de derechos.

El ejemplo más exitoso en tiempos recientes de una reforma destinada a reducir el desempleo es la aplicada por el gobierno alemán a principios del siglo XXI. El canciller Gerhard Schroeder perdió las elecciones por preconizar una mayor flexibilidad en los contratos, pero Alemania se acercó al pleno empleo y su sucesora, Angela Merkel, pudo gobernar largo tiempo con estabilidad, alta productividad y equilibrio presupuestal.

El caso alemán enseña algo fundamental: hay reformas que pueden causar descontento, pero no hacer reformas genera daños peores y más duraderos. La informalidad del empleo en el Perú es la mejor prueba. Por eso es importante el Consejo Nacional del Trabajo, es decir el diálogo responsable entre los empresarios, los sindicatos y los funcionarios del Estado.

La confesión de Atala

Como era de esperar, las confesiones obtenidas en Brasil han tenido consecuencias sobre los procesos en curso en nuestro país. El de mayor alcance es el de Miguel Atala, que hace pocos días se decía indignado ante el cuestionamiento de su buen nombre. Ahora sabemos que Atala confesó a los fiscales que recibió sobornos de Odebrecht cuyo destinatario final era el ex presidente Alan García.

Naturalmente, la bancada aprista ha reaccionado sosteniendo que las confesiones no están corroboradas. Aunque algunos juristas se escandalicen, las prisiones preliminares parecen dar resultados útiles para conocer la verdad en el más grave caso de corrupción de nuestra generación.

Avanza también el caso del congresista Edwin Donayre, puesto que la Comisión de Levantamiento de la Inmunidad votó por unanimidad que el Pleno prive a Donayre de sus privilegios de Congresista para cumplir condena por robar gasolina al Ejército Peruano.

Crisis en Venezuela y nuevo emperador en Japón

Más incierta es la evolución de Venezuela, donde un sector de la Fuerza Armada entró en rebelión contra el gobierno usurpador de Nicolás Maduro en la emblemática base de la Fuerza Aérea La Carlota. Militares liberaron también al líder de la oposición Leopoldo López, quien ingresó a la embajada de España.

El Perú ha tomado una nueva iniciativa diplomática convocando a los países miembros del Grupo de Lima que reconocen la legitimidad del presidente encargado Juan Guaidó.

Parecen escenas de otro planeta las que dan cuenta de la abdicación del Emperador del Japón y la ordenada sucesión de su hijo Naruhito. Es cierto que el Japón ha participado a lo largo del siglo XX en guerras de invasión y que apoyó al régimen racista de la Alemania nazi.

Su clase dirigente ha incurrido en graves casos de corrupción y desde hace veinte años no logra superar tasas mediocres de crecimiento, sobre todo comparadas con las de su incómodo vecino, China. Pese a todo, las formas se respetan, la religión shintoista ofrece ritos ancestrales, y el papel simbólico de representante de la nación pasa a ser encarnado por un japonés de nuestra época.

Las cosas como son

Escucha el Podcast:
Acerca de este correo Estás recibiendo este mensaje porque formas parte de la comunidad de suscriptores de RPP.

Suscribete a más boletines | Políticas de Privacidad | Publicidad

Copyright 2019 Grupo RPP