¿No puedes verlo bien? verlo en el navegador

El dengue y los desafíos a la salud pública, por Fernando Carvallo [COLUMNA]

Desdichadamente los casos de dengue han causado el colapso de hospitales en Piura y Lambayeque, donde se han registrado la mayor parte de casos. Pero el dengue se está propagando también en Lima metropolitana.

15 de mayo del 2023
Fernando Carvallo
Compartir:

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

Es cierto que después de haber vivido los horrores de la pandemia de la COVID-19 la amenaza del dengue parece de menor gravedad. Pero sería un error no reaccionar con la mayor energía hasta reducir al mínimo los riesgos de la propagación de un virus que ha causado la muerte de más de 80 personas en nuestro país. Felizmente, el único factor del contagio es un mosquito, el Aedes de Egipto, de manera que hay que concentrar las medidas destinadas a privarlo de las condiciones que hacen posible su vida y su reproducción. A diferencia de la COVID-19 el dengue no se propaga a través de la respiración ni de la inevitable suciedad que se impregna en nuestras manos. Hay tres prioridades en la lucha contra el mosquito que contagia el dengue: 1) Evitar toda forma de acumulación de agua junto a la cual los mosquitos puedan poner sus huevos. Pero sabemos que las intensas lluvias han dejado infinidad de concentraciones de agua, amplias en estanques o pequeñas en recovecos cóncavos de las casas, baldes, llantas abandonadas e incluso floreros. 2) La fumigación preventiva, que debe hacerse en lugares de probada concentración de casos, lo que requiere una política de despistaje lo más temprana posible. 3) Consultar con un médico en cuanto aparezcan síntomas característicos como la fiebre y dolores en las articulaciones, a la vez que sarpullido en la piel. Desdichadamente los casos de dengue han causado el colapso de hospitales en Piura y Lambayeque, donde se han registrado la mayor parte de casos. Pero el dengue se está propagando también en Lima metropolitana. La palabra 'dengue' parece ser la única en nuestro vocabulario que proviene de la lengua africana suajili, en la que designa a un ataque súbito producido por un mal espíritu. Entretanto sabemos que el dengue no es causado por un espíritu y que puede ser neutralizado con ciencia y movilización de los ciudadanos.

Las cosas como son

Escucha el Podcast:
Acerca de este correo Estás recibiendo este mensaje porque formas parte de la comunidad de suscriptores de RPP.

Suscribete a más boletines | Políticas de Privacidad | Publicidad

Copyright 2020 Grupo RPP