¿No puedes verlo bien? verlo en el navegador

Cerrón y el gabinete de Guido Bellido [COLUMNA]

¿Cedió Castillo ante la presión de Cerrón? ¿O siempre estuvo de acuerdo con él y se propuso interpretar un papel de moderación ficticia, incluyendo la afirmación de que Cerrón no sería ni siquiera portero bajo su gobierno?

30 de julio del 2021
Fernando Carvallo
Compartir:

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

¿Qué razones podía tener Pedro Castillo para nombrar a Guido Bellido como Presidente del Consejo de Ministros? Se trata de un congresista sin mayor experiencia en la gestión pública, mal negociador en el corredor minero e incontinente usuario de la plataforma tuiter, donde ha alternado opiniones belicosas con muestras rancias de machismo y homofobia. Peor aún, Guido Bellido, desde mayo pasado, es objeto de una investigación fiscal por apología del terrorismo. Nada de eso disuadió a Pedro Castillo de nombrarlo cuando se hizo imposible la primera opción de Roger Najar. Su principal mérito es ser un incondicional de Vladimir Cerrón, como evidenció el entusiasmo con el que coreaba los elogios al fundador de Perú Libre durante el congreso realizado el sábado pasado.

¿Cedió Castillo ante la presión de Cerrón? ¿O siempre estuvo de acuerdo con él y se propuso interpretar un papel de moderación ficticia, incluyendo la afirmación de que Cerrón no sería ni siquiera portero bajo su gobierno? Su nombramiento no augura nada bueno para el apaciguamiento de la polarización política, ni para favorecer la confianza de los actores económicos. Desde ayer, Bellido se halla a la cabeza de un gabinete en el que todavía faltan dos nombramientos cruciales: el ministerio de Economía y el de Justicia. Por ahora solo hay dos mujeres entre los 17 nombrados.

La sustancia de los nombramientos políticos corresponde con la forma de la ceremonia de juramentación: comenzó con más de dos horas de retraso y en ausencia de la prensa independiente, porque solo se autorizó la presencia de periodistas de los órganos del Estado. Ni la lucha contra la pandemia ni la reactivación económica permiten perder el tiempo. Llevarlas a término es la exigencia de nuestra democracia, más amenazada que nunca.

Las cosas como son

Escucha el Podcast:
Acerca de este correo Estás recibiendo este mensaje porque formas parte de la comunidad de suscriptores de RPP.

Suscribete a más boletines | Políticas de Privacidad | Publicidad

Copyright 2020 Grupo RPP